Medicina de la Náutica

El Botiquín de Primeros Auxilios a bordo

por los Dres. Héctor de Ezcurra y Alberto Deluchi Levene

Puede pasar que alguien se lastime o se enferme a bordo. Son esas las situaciones en que quisiéramos contar con un botiquín a bordo bien provisto. En algún lado se menciona lo que conviene tener, pero "¿Cómo armarlo?"

Dado que es nuestra responsabilidad, (seamos médicos o no), el asistir a quien se enferma o lastima a bordo, nos vamos a sentir mucho más seguros y tranquilos, ante esa eventualidad, si contamos con los medios adecuados.

Es cierto que no basta con tenerlos, sino que también es necesario saber usarlos. Para eso conviene haber leído y disponer a bordo de algún manual sobre primeros auxilios. Estaremos así preparados para actuar oportunamente y para ir ganando tiempo hasta que se logre obtener asistencia especializada.

La Prefectura Naval Argentina aconseja tanto comunicar por el canal 16 VHF cualquier emergencia médica (que lo justifique) como tener a bordo un botiquín reglamentario con los elementos mínimamente necesarios.

Una opción es comprar un botiquín de primeros auxilios completo, en kits para diversos usos (navegación por el día, navegación oceánica, etc.).

Estos kits (ver imágen) tienen la ventaja que rápidamente uno se hace de las cosas habitualmente más necesarias, ya seleccionadas y empaquetadas (a veces en forma impermeable). Incluso a veces traen un manual de primeros auxilios. La desventaja es que no se tiene control sobre los elementos que contiene: pudiendo ser muy rudimentarios, con unos pocos elementos. Un kit con unas pocas gasas, agua oxigenada y alcohol, no nos va a ser nunca de gran utilidad. En otros casos pueden estar muy bien equipados pero a un costo mayor, (foto).

Por eso la otra opción es armarlo uno mismo, teniendo en ese caso que pensar no sólo en: 1) el contenido sino también en el 2) el envase.

El contenido

El problema surge cuando se quiere comprar estos elementos. En las farmacias hay gran variedad de drogas para cada categoría y para peor, diversas formas farmacéuticas y marcas para cada droga o elemento. La siguiente lista, (basada en la lista de elementos sugeridas por la P. N. A.), es un conjunto de sugerencias, de elementos y marcas, más en base a experiencias y gustos personales que a otra cosa, sin implicar por esto que necesariamente haya una forma de demostrar que dichos productos sean superiores o mejores que otros o que no sean reemplazables por otros.

La variedad y cantidad de elementos que deben estar disponibles en el botiquín varía de acuerdo al tipo de navegación y al tiempo en que se tardaría en llegar al lugar más cercano donde recibir atención médica. No es lo mismo una navegación por el día frente a Olivos, que un cruce a Colonia de varias horas o un crucero oceánico de varias semanas. En estas líneas se considera un botiquín bastante completo, como para quienes realizan una navegación hasta el Rió de la Plata exterior, estando a pocas horas de viaje de alguno de sus puertos.

La composición de elementos también dependerá de los antecedentes clínicos de quienes están a bordo (diabéticos, asmáticos, alérgicos, etc.), época del año (filtros solares en verano o antitusivos y antibióticos en época invernal) o de los lugares donde uno va a desembarcar (por ejemplo, últimamente puede considerarse el llevar suero antiofídico si uno va con chicos en verano a Riachuelo).

Se deberá revisar periódicamente el botiquín, controlando que los medicamentos no estén sucios, húmedos, vencidos, alterados en su consistencia (por ejemplo pomadas secas y duras) o en su color (cambiado o turbio), o con envases dañados o que pierdan líquido. En cualquiera de estos casos, se deberá reemplazarlos. Esto es especialmente válido para los que fácilmente se contaminan, como los colirios y baños oculares, jarabes y gotas nasales. Esta tarea se hará más fácil si tenemos en la tapa del botiquín un inventario de todo su contenido. También evitará, a quienes no conozcan dicho contenido, innecesarias pérdidas de tiempo desaprovechando lo disponible y buscando lo que no hay. Una vez hecho el esfuerzo de reunir los siguientes elementos, y manteniéndolo actualizado, un botiquín con las características propuestas será de gran utilidad por mucho tiempo.

Recomendaciones

De marcas en particular:

  1. Antialérgico por boca ("Deltisona").

  2. Antialérgico mayor (inyectable), (para crisis urticarianas, asmáticas o alérgicas agudas: "Decadron", inyectable, 2 o más cajas de 1 ampolla de 2ml).

  3. Antidiarreico comprimidos ("Suprasec", "Estreptocarbocaftiazol").

  4. Antiespasmódico ("Sertal").

  5. Antihistamínico ("Clarytine").

  6. Antiinflamatorio - analgésico, comprimidos ("Dioxaflex plus", "Kemanat", "Paraflex Forte").

  7. Antimicótico crema ("Empecid", "Micolis").

  8. Antiséptico con Iodo Povidona ("Pervinox").

  9. Antitérmico (Adultos: "Paracetamol Fecofar 500 mg", Niños: "Multin").

  10. Aspirina (Adultos: "Bayaspirina", Niños: "Aspirinetas", "Ibupiretas").

  11. Anticinetósicos (contra el mareo), (Si se los puede conseguir: "Bonine" (EEUU), "Aeromar" (Uruguay), o la oblea autoadhesiva de escopolamina "Transderm-Scop", sino: "Dramamine").

  12. Gotas oculares descongestivas, ("Kalopsis").

  13. Gotas óticas descongestivas, (para dolores de oído), ("Esodar").

  14. Jabón antiséptico ("Pervinox").

  15. Jarabe para la tos ("Bisolvon compositum NF").

  16. Líquido antipruriginoso-antihistamínico, (picaduras, quemaduras, insolación), ("Caladryl").

  17. Pantalla solar ("Hawaiian Tropic", Niños: factor 32, adultos: factor 20 o de acuerdo a la sensibilidad individual).

  18. Pastillas para la garganta, ("Ernex").

  19. Tiras de tela adhesiva quirúrgica tipo "Steri-Strips".

De cualquier marca

  1. Agua oxigenada

  2. Alcohol uso externo

  3. Alfileres de gancho (2 o 3).

  4. Algodón hidrófilo

  5. Aparato para remover anzuelos, (si se va a pescar a bordo seguido y con anzuelos medianos o grandes).

  6. Compresas (son gasas grandes y gruesas).

  7. Copa lavaojos y perita de goma.

  8. "Curitas" (o similares, de diversas formas y tamaños).

  9. Gasa esterilizada, (usualmente en cantidad, ya que cuando es necesaria, generalmente nunca alcanza). Conviene tener de diversos tamaños, (y sino de 15 x 15 cm., y se recorta con la tijera).

  10. Gasa furacinada (para ruptura de la piel por quemadura o traumatismo, una caja o sobres).

  11. Guantes de látex (2 pares).

  12. Jeringas para inyección intramuscular o intravenosa (2).

  13. Pinza de depilar.

  14. Rollos de tela adhesiva, (con las mismas recomendaciones que para la gasa).

  15. Sachet de solución fisiológica (enjuague ocular, lavado, rehidratación).

  16. Tablillas de varias medidas para fracturas (baja-lenguas y otras).

  17. Termómetro.

  18. Tijera de punta roma.

  19. Vendas varias (de 3 o 5m x 5cm, de 3 o 5m x 10cm, varios rollos).

Elementos no farmacéuticos útiles en algunas situaciones clínicas a bordo:

Arroz (diarrea).

Hielo (traumatismos).

Sal, caldos y gaseosas (insolación, vómitos, diarrea).

Sopas, ropa seca, frazadas (hipotermia).

El envase

Sigue vigente la clásica recomendación: "Recuerde mantener los medicamentos en un lugar seco, sin luz directa ni calor y fuera del alcance de los niños". El que esté fuera del alcance de los niños evita tener que dejarlo con llave. Tanto el calor, como la luz, o la humedad (tan común a bordo), puede echar a perder los medicamentos en corto tiempo.

Preferentemente se los guardará en una caja plástica, grande, cómoda, portátil, estanca y flotante. Eso permite bajarla a tierra para reponer lo utilizado o llevarla al lugar donde hace falta, incluso fuera del barco, asegurando la disponibilidad en cualquier situación. Por ejemplo cuando hay mal tiempo y se combinan el agua en la sentina con la escora importante: se termina mojando todo lo estibado en las bandas del barco (donde generalmente está el botiquín). O si hay que pasar con el botiquín a otra embarcación, a una balsa, desembarcar, etc..

Dicha caja debe estar bien identificada como botiquín, ya que el que la necesita puede no ser el que la armó y la conoce. Esto se hará con la típica cruz roja con fondo blanco y/o con un cartel (siempre realizados con materiales resistentes al agua). También cada elemento debe estar bien identificado con una etiqueta o con marcador indeleble.

Una opción accesible y que cumple todas las condiciones, puede ser una caja del tipo de los "Tupperware". También una caja como de herramientas (que aunque tienen la ventaja de tener compartimentos, tienen también la contra que no son impermeables). Si se puede conseguir, (aunque son bastante más costosas), lo ideal a bordo sería una caja como por ejemplo las que tiene "West Marine", (EEUU, ver foto) o similares, para diversos usos, que son totalmente estancas, flotantes y resistentes.

Es útil incluir en el botiquín el manual de primeros auxilios y una lista de teléfonos o frecuencias de VHF de emergencias (por ejemplo: el teléfono de emergencias de la P.N.A. (106) o el teléfono de la empresa de emergencias disponible, para el caso del desembarco de urgencia de un accidentado).

Una vez armados de nuestro botiquín, sigamos disfrutando la náutica con la esperanza, al fin de cuentas, de que no sea necesario ni abrirlo.

Dr. Héctor de Ezcurra

(Patrón de Yate, Médico, Especialista en Psicología Médica y en Psiquiatría, Psicoterapeuta)

Dr. Alberto Deluchi Levene

(Médico Cirujano Naval, Especialista en Flebología)

Publique sus comentarios o preguntas en el Foro de Medicina de la Náutica.

Auspicia a Navigare:

 

Copyright © 2001- 2011 Navigare.com.ar
 Última actualización de esta página:   Domingo 18 de Diciembre de 2011 21:37hs.