Laser

Sobre los Catavientos en el Laser

por Héctor de Ezcurra

Casi nadie piensa navegar sin ellos, pero al momento de colocar los catavientos: ¿dónde ponerlos? Opiniones y lecturas contradictorias complican la decisión.

Dicen que los super-expertos no necesitan catavientos para tener el "feeling" exacto de cómo está navegando su barco. Seguramente esto es así, pero para la mayoría de los mortales, que no tenemos los sentidos tan aguzados, unos amistosos indicadores del flujo de aire en nuestras velas se hacen imprescindibles.

El problema fue al comprar una vela nueva, cuando llegó el momento de colocar los catavientos, ¿dónde ponerlos? Viendo que las recomendaciones de amigos no lograban coincidir, y que el cataviento de lana que está en la foto resultó estar demasiado a proa (lo que favorecía una tendencia a derivar demasiado), me dediqué a leer algunos artículos técnicos, antes de decidir la posición definitiva.

Materiales

Lo primero que noté fue que hasta en los materiales había discordias. Algunos recomendaban cinta de Dacron fino (como el cataviento superior de la foto). Otros hilo, otros lana (como el cataviento más a proa en la misma foto), cortada en tramos de 10 a 20 cms. de largo. Otros cinta de cassette de audio o de video de 8 mm. El Dacron, (que puede comprarse en juegos de 8 pares, -verde y rojo, para babor y estribor- con los correspondientes círculos autoadhesivos), se ve bien , pero tiene la contra que cuando la vela se moja (por lluvia, tumbadas o salpicaduras), se pegan a la vela y tardan en secarse y volver a funcionar. La lana es más liviana, se seca más rápido, pero también se pega al mojarse y tiende a engacharse en costuras o autoadhesivos de la vela, (como las letras de la foto). Esto no sucede con el hilo. La cinta de audio o videocassette es más liviana y sensible, tiene la ventaja que no se pega tanto cuando se moja, pero suele arrugarse. En el caso de la lana, se puede evitar que se pegue a la vela al mojarse, si antes de que se moje, se frota la vela con parafina de una vela de alumbrar.

Cantidad

Cuantos más catavientos haya, más difícil se hace procesar la información que brindan. Si teniendo varios pares, unos me marcan orzar más y otros no: ¿qué hacer? Lo ideal sería un único par, bien colocado.

Dónde colocarlos

Acá se agravan las opiniones contradictorias.

  • Algunos autores (1) recomendaban colocar sólo un par de catavientos en el ángulo superior de un triángulo isósceles o equilátero, (dibujado en azul en la foto), cuyos otros ángulos se apoyaran en ángulo supero-posterior del cartel de Laser de la vela y el ángulo delantero de la ventana de la vela. Otros (2) sugerían agregar el mismo par superior y el de la baluma que recomiendan los autores que siguen.

  • Otros (3) sugerían colocar más de un par, a distintas alturas,
    a 1/4, 1/2 y 3/4 de distancia entre el pujamen y el tope y siempre
    a 1/3 de distancia entre el gratil y la baluma (ver esquema a la
    derecha). Para calcular las alturas, se puede doblar la vela
    paralelamente al pujamen en 4. Con este sistema habrá que
    procesar rápido las informaciones que aporta, y ya saber, de
    antemano qué decisiones tomar y cómo modificar la vela en
    la sección correspondiente, de acuerdo a lo que nos señalen
    los distintos catavientos. Lo que es complicado de hacer
    mientras hay que adrizar, controlar el rumbo, estar atento a
    los otros barcos, mirar las olas, cuánto falta para la boya, etc.

  • Finalmente una tercera opinión (4), recomienda doblar la vela paralelamente al pujamen, en 3 o 4, colocando un cataviento de cada lado, a la altura de cada pliegue, a no menos de 25 cm del gratil. También recomienda un cataviento en cada una de las mismas alturas, en la baluma.

Para cualquiera de las distintas opciones, habrá que verificar que, (en lo posible), ningún cataviento alcance una costura, (o número de vela o letras de publicidad), en ninguna de sus posibles posiciones (para que no se queden enganchadas en navegación).

Además, los catavientos de estribor deberán estar 5 cm más alto que los de babor, y si es posible, ser de color verde, mientras los de babor preferentemente serán rojos.

Fué así que, después de mucha meditación, elegí el sistema de cataviento único sobre el triángulo, y agregué un par más arriba que la mitad de la vela, cerca de la baluma, que encontré muy útil para controlar la navegación en popa cuando voy contramurado.

Ahora que los catavientos quedaron colocados, el asunto es aprender a usarlos. ¡Pero eso será otra historia!

 

Bibliografía

(1) "The Complete Introduction to Laser Racing", Dr. Ben Tan, Singapore Sports Council, 2000.

(2) Sail Coach for Lasers, (en CD-ROM)

(3) "Racing Basics, Chapter 2 - Rigging", Mark Johnson, 1995, (drLaser)

(4) "Do I need a telltales on my sail?", Shevy Gunter, (drLaser)

(4) "Telling Tales", Mikko Brummer, WB Sails Ltd., 1998, (drLaser)

 

Dr. Héctor de Ezcurra (Patrón de Yate, Médico, Especialista en Psicología Médica y en Psiquiatría, Psicoterapeuta)

Publique sus comentarios o preguntas en el Foro de Laser.

Auspicia a Navigare:

 

Copyright © 2001- 2011 Navigare.com.ar
 Última actualización de esta página:   Domingo 18 de Diciembre de 2011 21:37hs.