Medicina de la Náutica

Dolor Anterior de Rodilla en Barcos de Orza

por el Dr. Javier Rodríguez Gil *

El deportista de barcos de orza, por el tipo de trabajo físico que realiza se encuentra expuesto a una serie de lesiones, que a veces, son fácilmente prevenibles.

    Tal es el caso de las que producen dolor en la cara anterior de la rodilla que se originan en la sobrecarga mecánica del aparato extensor.

 

Anatomía

    Ésta es una breve reseña anatómica del aparato extensor de la rodilla para que podamos entender la importancia del entrenamiento y los cuidados del físico del deportista.

    El músculo cuadricipital se inserta en su parte superior en el ala ilíaca de la pelvis, tiene cuatro segmentos, de ahí su nombre : Recto Anterior, Crural, y los Vastos Interno y Externo. "Puentea la articulación de la cadera", da forma y marca relieves de la zona anterior a lo largo del muslo y, por último, los cuatro confluyen en la rótula dando nacimiento al tendón rotuliano o patelar, que se inserta en la tibia.

    Al adrizar el barco, cuando se está "colgado", la rodilla adopta una postura fija. El músculo cuadriceps está en contracción isométrica: es decir que está contraído en tensión, sin producir movimiento de las articulaciones.

    Al "cuerpear" se extiende la cadera (Fig. 2), alargando la cuerda muscular, lo mismo que ocurre cuando se adriza con el tronco hacia atrás. Esta posición demanda más energía muscular y, de no haber un buen entrenamiento previo que permita mantener el máximo esfuerzo por el mayor tiempo posible, se produce cansancio muscular más notorio. Se logra disminuir esta exigencia acortando el músculo, lo se consigue llevando el tronco sobre los muslos, "colgándose bolita" (Fig. 3), lo cual implica una disminución de la palanca de adrizado, acarreando una perdida del rendimiento de la embarcación.

Figura 2.

Figura 3.

     Es así que ahora podemos deducir el funcionamiento del mecanismo muscular extensor : en su inserción en la pelvis encuentra un punto móvil que puede actuar incrementando o disminuyendo las cargas. Por el contrario, la rodilla es un punto fijo o estático, sometido por la contracción isométrica a permanente sobrecarga, aunque no estemos muy colgados.

Lesiones

    Veremos ahora cómo esta sobrecarga repetida puede producir :

1º - dolor en la cara anterior de la rodilla llamado Síndrome de Hiperpresión Rotuliano afectando la zona cartilaginosa articular de la rótula,

2º - Tendinitis y,

3º -Tendinosis del tendón rotuliano.

    Estas tres lesiones, una vez instauradas son muy molestas y en extremo rebeldes.

    La primera, el Síndrome de Hiperpresión Rotuliano, se caracteriza por generar dolor, que se manifiesta claramente al tener las piernas flexionadas, incluso en un breve lapso de tiempo en esta postura, y/o al subir o bajar escalones; presenta un cuadriceps corto (falto de elongación); y de prolongarse en el tiempo este cuadro, puede desencadenar en un desgaste del cartílago irreversible.

    En algunas conformaciones físicas con alteraciones del eje de las piernas (como el "chueco" en X) o en sujetos en quienes el cuadriceps tiene un desarrollo que no es armónico con predominancia del vasto externo (algo bastante común de ver), ésta lesión se ve predispuesta.

    En las tendinitis hay un proceso inflamatorio del tendón y, mientras el mismo siga en uso (correr, colgarse, etc), se torna, en algunos casos, muy complicado de resolver.

    Según la sintomatología hay estadíos o fases :

1º - Dolor sólo durante la actividad.

2º - Dolor durante y después de la actividad.

3º - Igual a la anterior, sumando perdida del rendimiento deportivo.

4º - Lesiones crónicas (tendinosis), rupturas tendinosas, fracturas por estrés de la rótula.

    Las tendinosis implican un sufrimiento aún mayor donde se encuentran zonas de degeneración fibrosa dentro del tendón que interrumpen las fibras normales pudiendo producirle rupturas.

    El tratamiento de estas patologías puede encararse desde numerosos puntos de vista: terapia física en el hogar con ejercicios específicos, fisio-kinesioterapia, medicación local y general, hielo, reposo deportivo y, en contados casos, tanto de tendinitis, tendinosis como de hiperpresión, puede ser necesario tratamiento quirúrgico.

    En la prevención de estas lesiones un correcto trabajo muscular es sumamente importante y en él se destacan tres etapas básicas :

- Precalentamiento

- Esfuerzo propiamente dicho

- Elongación de los grupos musculares usados.

    Desde luego es necesario un entrenamiento previo bien realizado, en el que es vital un desarrollo correcto del cuadriceps, sin descuidar la musculación, en particular, del vasto interno, y aún más en aquellos quienes tienen un deseje del mecanismo extensor.

    Precalentar antes del máximo esfuerzo permitirá una mejor contracción y minimizará el riesgo lesional de desgarros en un deporte donde predomina el ejercicio isométrico y de movimientos intensos, como por ejemplo el virar.

    Elongar prolijamente es indispensable, dado que, junto a un buen entrenamiento, es la mejor forma de evitar las lesiones por sobreuso.

    El hielo colocado inmediatamente en aquellos que sufren dolor después de la actividad o los que recientemente retornaron al deporte, es sumamente beneficioso.

    Saber parar y administrar el reposo deportivo es una virtud, así se evitarán lesiones más serias.

    Nuestro cuerpo es la principal herramienta que tenemos, cuidémoslo.

Dr. Javier Rodríguez Gil
*Médico Especialista en Ortopedia y Traumatología

(Noviembre de 2002)

Publique sus comentarios o preguntas en el Foro de Navigare.

Auspicia a Navigare:

 

Copyright © 2001- 2011 Navigare.com.ar
 Última actualización de esta página:   Domingo 18 de Diciembre de 2011 21:37hs.