El poder en la mano

La subida de adrenalina que proporciona la emoción ocasionada por sentirse parte de una experiencia épica como lo son los videojuegos, series de televisión, o las películas se ha ido incrementando considerablemente en los últimos años, especialmente con el desarrollo de las pantallas de 3D y la realidad virtual, mismas que apenas hace unos años parecían un simple producto de la ciencia ficción.

Con un solo toque

Parte de lo que crea esta fascinación con esta tecnología es la sensación de que se forma parte de dicho medio, volviéndolo una experiencia más personal. Sin embargo, siempre se tiene el poder de volver a la realidad: sin importar lo que suceda en pantalla, se puede salir completamente ileso en cualquier instante de la simulación.

Similar a esta sensación de formar parte es la experiencia de un casino en vivo, donde podemos ver los resultados en tiempo real de eventos diversos en los cuales además, tenemos la oportunidad de apostar, tales como carreras de caballos, o competencias deportivas de diversas índoles, fútbol, basketball, e incluso carreras de botes, sin tener que preocuparnos por viajar a la ciudad en la que se hospeda el evento.

Sin embargo, esto último genera una sensación de mayor satisfacción que las películas o series de televisión debido a su potencial interactivo, el cual está presente en los videojuegos, mientras que en las películas o series de televisión, donde se sigue siendo un simple espectador, pero un poco de más cerca.

Además de ello, también cabe destacar la sensación de satisfacción que brinda la oportunidad de poder realizar estas actividades de una forma sencilla y rápida, desde la comodidad del hogar o desde cualquier lugar en el que uno se encuentre, conectarse con amigos, y realizar todo esto usando una sola mano con el toque de un dedo.