Especies marinas

Nuevas especies

La tecnología mejora día a día, lo cual ha permitido al ser humano llegar a sitios donde antes era imposible. La comunidad científica cuenta más que nunca con tecnología de punta que le permite llegar físicamente y en cuestiones de tiempo a lugares y momento que antes era imposible o muy arriesgado.

Por ejemplo, nuevos tipos de submarinos y mini-submarinos se han desarrollado en los últimos años, permitiendo a los exploradores y científicos llegar a zonas profundas y oscuras, así como a zonas demasiado estrechas para bucear o donde la presión del mar simplemente es muy extrema para el cuerpo humano. En formas similares, se han desarrollado mejores sonares, drones y cámaras con mayor potencia, al igual que baterías con mayor duración, o incluso, que pueden recargarse con el sol.

En muchos casos, los equipos de investigación toman años antes de poder dar a conocer sus hallazgos. En el caso de las especies marinas, existe una enorme cantidad de especies y zonas que aún son completamente desconocidas, especialmente los abismos oceánicos. En muchos casos, las especies que llegan a descubrirse como cadáveres varados en la playa, por lo que las investigaciones suelen ser limitadas.

Infortunadamente, uno de los efectos negativos incluye la invasión y destrucción del hábitat de muchas especies, por lo que diversas criaturas que solían vivir en áreas completamente alejadas de la población humana ahora se ven constantemente en áreas pobladas, ya sea por desplazamiento, en busca de una nueva zona o alimento, o en el peor caso, cuando las ciudades invaden las áreas de estas especies al expandirse. Esto ocurre principalmente con las especies terrestres, aunque no se ha descartado la posibilidad de que las máquinas como mini-submarinos u otros dispositivos puedan alterar a las especies marinas, aún no se han encontrado resultados conclusivos sobre qué tan invasivos son estos dispositivos en la vida de estas criaturas.