Diseños y técnicas

Al igual que sucedió con muchas otras industrias, la situación mundial creada por la Segunda Guerra Mundial catapultó el desarrollo de los modelos hidrodinámicos, el uso del contrachapado para botes, y la evolución del medio de naves marítimas en general. Muchas de las técnicas y compañías que existen hoy en día tienen sus raíces en el auge del mercado de barcos entre 1930 y 1960, cuando se popularizó el uso de la fibra de vidrio para diversos vehículos acuáticos, en remplazo de la entonces escasa madera, y la madera contrachapada.

La variedad de técnicas y métodos que se utilizan para la construcción de barcos varía considerablemente, dependiendo del material (aunque existen diversas técnicas para mismos materiales), y de las preferencias del cliente o productor.

Técnicas más comunes

Entre las formas más básicas para la construcción del casco de madera se encuentran tomar un bloque sólido de madera y tallarlo para ahuecarlo. Un segundo método consiste en cortar la forma usando capas de tabla que son pegadas y luego cortadas con patrones para asegurar la precisión de los cortes. El primer y segundo métodos son altamente utilizados para botes de tipo canoa; sin embargo, el primero de ellos ha sido mayormente descontinuado debido a la cantidad de trabajo que requiere.

Una tercera técnica es el entablado sobre una estructura de quilla y cortes transversales, el cual es generalmente el que se utiliza en grandes astilleros y constructores más experimentados.

En el caso de los plásticos o la fibra de vidrio, generalmente se realizan modelos para recrear moldes. Dicho modelos no suelen tener mucho detalle, pero siempre se pone un especial cuidado en que la parte baja sea lo más exacta posible.

Parte del desarrollo del diseño de los botes estaba altamente influenciado por las reglas de las carreras de botes, por lo que muchos de los diseños más antiguos daban una fuerte preferencia por el estilo, y no por su desempeño.