Reglamento de Regatas

Por ahí: ¡¡No!!

por Juan Carlos Soneyra

No se puede iniciar un compromiso cuando no hay lugar para pasar entre los yates o entre el yate y el obstáculo.Haga click sobre la imágen para ampliar

La gente adopta nuevas costumbres que se extienden y se manifiestan cotidianamente hasta que alguien les recuerda que están prohibidas y allí se llaman a la realidad y cambian de conducta. O no. Pero en algún momento van a sufrir las consecuencias. En la competencia náutica hay dos instantes en que los timoneles se sienten en apuros: la partida y el pasaje de una marca. En esas particulares situaciones se ha desarrollado una modalidad contraria a las reglas, que por lo común de su aplicación, pasa desapercibida entre los participantes.

Se trata de quien intenta establecer un compromiso entre yates comprometidos cuando el espacio que separa a los comprometidos no es suficiente para que un tercer yate se comprometa entre ellos. Parece un trabalenguas pero es el caso típico de quien busca un lugar en una congestionada línea de partida o pretende establecer derechos antes de entrar en la zona de las dos esloras, próximo a pasar una marca.

Tomemos la partida como caso de análisis. Sabemos de la inexistencia de un Rumbo Debido antes de la partida (pues así lo establece la definición) y del derecho que le asiste a un yate de sotavento de cambiar su rumbo hasta proa al viento. El compromiso puede tener varios metros o solo centímetros, lo mismo da, la obligación del yate de barlovento es responder al cambio de rumbo y correrse para barlovento, quien viene por sotavento solo está obligado a dar espacio para que el otro cumpla con la obligación de mantenerse separado.

Cuando estas acciones se realizan en cualquier lugar donde un tercer yate no interfiera, son absolutamente lícitas.

Supongamos ahora la existencia de una línea de partida y una flota, que en situación de todos comprometidos, se aproxima a ella. Quien intenta colarse busca un lugar lo suficientemente ancho como para meter la proa y establecer un compromiso que le permita apretar al yate de barlovento y obtener su lugarcito. Para hacer esto es requisito de la regla 18.5 – Pasar un Obstáculo Continuo – que en el momento de establecer el compromiso haya lugar entre el yate externo (el de barlovento) y el obstáculo (el yate de sotavento con derecho a espacio) para pasar. El espacio debe ser lo suficientemente grande para exceder la parte más ancha del yate que está claro a popa. ¿Una manga?.

Depende; si fuera un Star debería ser algo más porque las crucetas tienen mayor envergadura que la manga; si fuera un yate portando tangón se necesita el espacio para la percha y para el vuelo de la vela en la banda opuesta al viento. Como se verá el espacio requerido es "algo mayor" que una simple manga.

Volvamos a los yates comprometidos separados por algo menos de una manga donde el colado intenta filtrarse. El yate de sotavento es yate con derecho de paso por aplicación de la regla 11 – Barlovento/Sotavento. Como la situación de compromiso se ha prolongado en el tiempo, en efecto, hace rato que están así, el yate con derecho de paso se ha convertido en un Obstáculo Continuo para el yate barlovento, por aplicación de las Definiciones (ver párrafo final de Obstáculo). Para el yate barlovento la obligación de mantenerse separado continua con la misma fuerza que cuando comenzó.

El espacio que existe entre ambos puede ser usado por el yate de sotavento, con prioridad, por ser el yate con derecho de paso o por el yate de barlovento, pero bajo ningún concepto puede admitirse la presencia de un tercero a menos que exista lugar para que pueda pasar entre ambos.

Esto es lo que se vulnera con frecuencia, hasta que en una audiencia el intruso se lleva la sorpresa.

Los Casos Interpretativos (Documento ISAF) que llevan los números 16 y 29 tratan expecíficamente este tema y fallan como se aconseja en este artículo.

Moraleja: Esos espacios que uno logra a la hora de los compromisos, a barlovento o sotavento, son muy útiles a la hora de ajustar la posición o mejorar la performance de una partida o de un pasaje de marca de modo que, si no resultan excesivos para las dimensiones de los yates de la flota, sepa que puede conservarlos para su uso personal y que ningún despistado tiene derecho a usufructuar de ellos cuando no hay lugar para pasar con seguridad entre los yates comprometidos.

El mismo criterio se aplica entre un yate que navega paralelo a una costa, escollera, peligro o bajofondo. No se puede establecer un compromiso entre el yate y el Obstáculo Continuo a menos que exista lugar para pasar con seguridad entre ambos. Quien venga claro a popa deberá mantenerse en esa condición y, aunque se comprometa, no tendrá derecho a espacio y deberá mantenerse separado hasta que el lugar sea suficiente para pasar con seguridad. Regla 18.5.

Ponga en práctica este concepto y verá cuanto más facilmente resuelve las situaciones de prepotencia que le plantean los intrusos.

Juan Carlos Soneyra

Publique sus comentarios o preguntas en el Foro de Reglamento de Regatas.

Auspicia a Navigare:

 

Copyright © 2001- 2011 Navigare.com.ar
 Última actualización de esta página:   Domingo 18 de Diciembre de 2011 21:37hs.