Medicina de la Náutica

Náutica y Radiación Solar

por el Dr. Héctor de Ezcurra

Con una simple prevención, podemos lograr que la radiación solar no llegue a ser un problema.

    Ahora que en Noviembre se hace evidente que el sol, en nuestras latitudes, tiene una intensidad considerable, veamos qué dicen los especialistas sobre sus efectos y su prevención.

    Muchos gustan tener un tono bronceado en la piel y asocian la náutica deportiva con el ámbito ideal para obtenerlo. Especialmente en monotipos de regata chicos, el ámbito de la regata no parece ser el momento indicado para tomar sol. En esas circunstancias, el sol puede llegar a ser más un problema que un beneficio. Aún sin sufrir insolaciones, (por estar habituados al sol y exponernos regularmente), la exposición conlleva indefectiblemente envejecimiento de la piel. Éste, junto con la deshidratación, las arrugas y las manchas, son el daño más frecuente que ella sufre, y no es necesario tener miedo al cáncer de piel (que también existe y que para determindados tipos de piel es una realidad no tan lejana) para tener un mínimo cuidado.

    Lo que médicos deportólogos y regatistas de Laser, como los Dres. Ben Tan y Michael Blackburn recomiendan es, antes que nada, navegar siempre con anteojos (con el filtro UV correspondiente) y con gorro con una buena visera. No sólo tendremos mejor visibilidad, sino que protegeremos nuestras córneas del pterigion (crecimiento anormal de la conjuntiva que invade la córnea y que progresivamente opaca la visión, ver foto), y junto con el gorro, también estaremos defendiendo la piel de los párpádos, frente y sienes.

    En el caso de navegar en barcos grandes, son ideales los sombreros de ala ancha (como el que tengo en la foto de arriba), ya que proveen de sombra a toda la cara y, por momentos, gran parte del cuello.

    ¿Qué hacer con la piel restante? Del cuello para abajo, usando un hiking, una polera de Lycra y botas de neoprene, es poca la que queda expuesta: un poco las piernas, entre las botas y el hiking, los dorsos de las manos, el cuello, orejas, mentón y los ambos lados de la cara. Todo lo que no podamos tapar, sufre el embate de la radiación ultravioleta, multiplicada en los deportes náuticos, por el reflejo en el agua. Es ahí donde entran en juego los bloqueantes UV.

    Si estuviéramos en la playa, o en una pileta, donde podemos repetir tranquilamente la aplicación del filtro, podríamos usar filtros con Factor de Protección Solar (SPF) más bajo, pero siendo las regatas un ámbito donde , una vez que uno ya está en el agua, no suele tener tiempo para dedicarle a estos asuntos, los especialista recomiendan utilizar filtros de muy buena marca, de mucha duración y de alto SPF.

    Ejemplos: "Anthélios XL 60", de La Roche-Posay o "Avène 60", de Laboratoires Dermatologiques Avène, o productos de calidad similar, como "Hawaiian Tropic", etc.. Pese a que son productos relativamente caros (de $50 a $70/envase), rinden por la poca cantidad que se utiliza y por lo duradero del efecto. Al aplicarlos sólo una vez, a medida que de a poco se van perdiendo por el rozamiento y la transpiración, los especialistas aseguran que pese al SPF tan alto, igualmente la piel tomará color, sin sufrir una excesiva agresión .

    Los beneficios de esta sencilla prevención, se notarán tiempo después, cuando hayamos podido navegar durante años y años sin que por ello terminemos representando una edad mucho mayor a la que figura en nuestro documento.

Dr. Héctor de Ezcurra
Noviembre de 2003

(Patrón de Yate, Médico, Especialista en Psicología Médica y en Psiquiatría, Psicoterapeuta)

Publique sus comentarios o preguntas en el Foro de Medicina de la Náutica.

Auspicia a Navigare:

 

Copyright © 2001- 2011 Navigare.com.ar
 Última actualización de esta página:   Domingo 18 de Diciembre de 2011 21:37hs.