Reglamento de Regatas

Las Reglas que No se Usan

por Juan Carlos Soneyra

Una mirada diferente al tema de las reglas. Que reglas no son de aplicación en determinados sectores de la cancha.

    Hoy ensayo una mirada diferente explicando cuales son las reglas que no se usan en determinados lugares de un circuito de regatas: previo a la partida, en la marca de barlovento, en la marca de sotavento y en la llegada. De esa forma pretendo alertar al atento lector sobre cuáles son las reglas que no funcionan en determinados momentos de la competencia, de modo que no trate de sacar provecho de ellas y/o no permita que alguien pretenda usarlas en su contra.

    El escenario será lo más standard posible, una cancha de regatas despejada de peligros, una lancha de CR, boyas plásticas rodeadas de agua navegable como marcas del recorrido y los competidores.

    Es posible que a lo largo de la lectura surjan algunos ¡Oh! de sorpresa, y será un placer para mi saber de su existencia, porque habré contribuido a que sepa más de reglas. ¡Allá vamos!

ANTES DE LA PARTIDA

    Las reglas de la Parte 2 – Cuando los Barcos se Encuentran - rigen entre yates que navegan en o cerca de la zona de regatas y tienen la intención de regatear, entre los yates que están en regata, o que han estado en regata, sin embargo no se penalizará a un barco por infringir alguna de estas reglas mientras no esté en regata, excepto la regla 22.1 – Interferir con Otro Barco: Un barco que no esté en regata no deberá interferir con un barco que esté en regata.

    En las evoluciones de los yates antes de la partida hay un par de reglas que no se aplican.

    No existe un Rumbo Debido antes de la partida de modo que cualquier yate puede navegar cualquier rumbo y las reglas que contengan ese vocablo – Rumbo Debido - no son de aplicación. La regla 17 – En el Mismo Borde; Rumbo Debido – no se aplica.

"17.1: Si un barco claro a popa queda comprometido a sotavento de un barco en el mismo borde dentro de la distancia de dos de sus esloras de casco, no navegará más orzado que su rumbo debido mientras permanezcan comprometidos dentro de esa distancia, a menos que al hacerlo pase prontamente a popa del otro barco. Esta regla no rige si el compromiso comienza cuando el barco de barlovento debe mantenerse separado según la regla 13."

La regla 16.2 – Cambio de Rumbo – tampoco se aplica pues su texto dice que es de aplicación después de la señal de partida.

"16.2: Además, cuando después de la señal de partida los barcos estén por cruzarse o se estén cruzando en bordes opuestos, y el barco amurado a babor se mantuviera separado de un barco amurado a estribor, el barco amurado a estribor no cambiará de rumbo si como consecuencia el barco amurado a babor necesitase inmediatamente cambiar de rumbo para seguir manteniéndose separado."

    En las maniobras previas a la partida y con la sola excepción de la aproximación final a la línea de partida para partir, las marcas no tienen un lado obligatorio por el cual ser dejadas. Faltando 3:40 minutos para la partida nadie puede reclamar espacio interno para pasar la marca, una boya plástica flotando en medio del río, porque no es obligación del competidor dejar una marca por un lado determinado mucho antes de darse la señal de partida, ni el yate del lado de afuera tiene obligación de darlo. Si quiere evitar la marca que orce, derive, vire por avante, trasluche o simplemente la toque y haga el giro de penitencia de 360º que indica la regla 31.2.

    Hete aquí que la regla 18 - Rodear y Pasar Marcas y Obstáculos - no es de aplicación en todo lo que se relaciona con las marcas de la línea de partida, pues las marcas no tienen un lado específico por el cual ser dejadas. Distinto es el caso de los obstáculos dejados por la misma banda donde si es de aplicación la regla. La regla, en su párrafo 18.1(a) – Cuando Rige esta Regla - dice claramente que la regla no es de aplicación en una marca de partida rodeada de agua navegable ni en su cabo de fondeo, desde el momento en que los barcos se acercan para partir hasta que los hayan pasado.

"18.1 (a) Sin embargo, no rige: en una marca de partida rodeada de agua navegable ni en su cabo de fondeo, desde el momento en que los barcos se acercan a ellos para partir hasta que la hayan pasado. ..."

    No se despliega el texto completo de la regla que no se aplica, tal como se hizo en los casos anteriores, porque la regla 18 es la más extensa de todas las reglas. Simplemente recuerde que no va.

    La lancha de la CR y su cabo de fondeo pueden resultar un Obstáculo para un yate que navega en ceñida y no pueda evitar embestirlo y deba hacer una virada por avante y tampoco pueda por interferir con un yate que navega en el mismo borde, en cuyo caso podrá pedir agua para virar por avante y aplicar la regla 19.1 – Espacio para Virar por Avante en un Obstáculo – sin embargo esta regla no rige y no es de aplicación si los yates están en una aproximación a la línea de partida para partir, pero si se aplica en algún otro momento previo durante las evoluciones anteriores a la partida.

"19.2: La regla 19.1 no rige en una marca de partida rodeada de agua navegable ni en su cabo de fondeo desde el momento en que los barcos se aproximan a la línea de partida para partir hasta que los hayan pasado."

    La primera oración de la regla 20 – que comprende - Errores de Partida – no se aplica y solo entra en vigencia después de la señal de partida, de modo que quien navega desde el lado de la cancha de regatas hacia el lado de la pre partida esta sujeto a las reglas como si la línea de partida no existiera.

"20: Todo barco que navega hacia el lado de pre-partida o sus extensiones después de la señal de partida, para cumplir con la regla 29.1 o la regla 30.1, se mantendrá separado de los barcos que no lo estén haciendo."

EN LA MARCA DE BARLOVENTO

    Como su nombre lo indica, la marca de barlovento es aquella que está hacia el lado del viento y a la cual se llega después de navegar una pierna en bordejeada. No es, necesariamente, la primera marca del recorrido, ni la que se haya denominado de esa manera en las instrucciones de regata, ni la que se la haya designado o nombrado de esa forma. A veces sucede que a la marca de barlovento del circuito se llega portando spinnaker porque el viento rotó 180º y convirtió la bordejeada en una popa. Otro acontecimiento de ocurrencia frecuente es que el viento haya rotado unos cuantos grados hacia un lado y todos aquellos que eligieron ese lado de la cancha entren a la marca con escotas filadas y los que optaron por el lado opuesto de la cancha lo hagan en apretada ceñida o bordejeando.

    La marca de barlovento es aquella a la que los yates aproximan en bordadas opuestas en una bordejeada hacia barlovento o aquella en la que, un yate o ambos van a tener que virar por avante para adoptar el rumbo debido para rodear o pasar la marca. Este punto es muy importante aclararlo ahora para que no existan dudas después.

    De modo que si los yates están en bordadas opuestas en una bordejeada la regla 18 - Rodear y Pasar Marcas y Obstáculos – no se aplica y los implicados deben actuar como si la marca no existiese.

"18.1 (b) Sin embargo, no rige: entre barcos en bordes opuestos, tanto en una bordejeada hacia barlovento, como cuando el rumbo debido para que uno de ellos o ambos rodeen o pasen la marca u obstáculo sea virar por avante."

    Como toda regla, tiene su excepción, y está contenida en la 18.3, que cubre el caso de aquel que vira por avante dentro de las dos esloras de la marca para ubicarse en la misma bordada que el otro y abandonar la situación de bordadas opuestas para ingresar en situación de "el mismo borde". Esa maniobra de último momento no lo reinserta en la condición normal, sino que lo carga de responsabilidades, a saber:

    Si dos barcos en bordes opuestos se aproximan a una marca y uno de ellos completa una virada por avante dentro de la zona de dos esloras cuando el otro barco puede dar la marca (pasarla sin virar por avante), no rige la regla 18.2 (aquella que regula los deberes y derechos para los comprometidos y no comprometidos). El barco que vira por avante

  1. no obligará al otro barco a navegar más orzado que un rumbo de ceñida para esquivarlo ni le impedirá pasar la marca, y

  2. dará espacio si el otro barco queda comprometido del lado interior, y en ese caso no rige la regla 15.

    Tenga en cuenta que las reglas contenidas en la Sección C – En Marcas y Obstáculos - tiene un preámbulo que dice que en la medida en que una regla de la Sección C se contradiga con una regla de las Secciones A o B, prevalecerá la regla de la Sección C.

    Si Ud. aproxima a la marca de barlovento, en patota, sin necesidad de virar por avante le corresponden las generales que Ud. ya conoce y no hay regla que no se aplique, corren todas.

EN LA MARCA DE SOTAVENTO

    Aquí podemos gritar Bingo, Cartón Lleno o lo que más le guste. Corren todas. No hay excepciones.

    No pretenda gritar agua cuando viene con buenas a montar la marca de sotavento porque todos los comprometidos por el lado interno tienen derecho sobre usted aún con malas y responderán con risotadas.

    Otro dato importante, si acaso al montar la marca de sotavento por babor decide virar por avante para dirigirse al lado izquierdo de la cancha, al pasar más allá de proa al viento saldrá catapultado de la regla 18 para ser regido por las reglas de la Sección A.

    Quien vira por avante, si bien quedará con amuras a estribor, pierde todos los derechos que la regla 18 le pudiera haber acordado en virtud de haber sido barco claro a proa o barco del lado interno y por efecto de la regla 15 – Adquirir el Derecho de Paso – dará a los otros barcos espacio para mantenerse separado.

EN LA LLEGADA

    Y si le dijera que aquí también corren todas las reglas, sin excepción, seguro que sería una sorpresa porque he visto, por docenas, episodios donde el yate de sotavento orzó hasta lograr que el yate de barlovento se viera obligado a dejar la marca de llegada por el lado equivocado ganando una o varias posiciones en la lista de clasificados. Lo más grave del caso es que el yate de barlovento, sin chistar, pegó la vuelta y llegó sin presentar protesta, porque creyó que fue lícitamente desplazado.

    Las marcas de llegada, aún en caso de ser las mismas que las marcas de partida, son marcas del recorrido y la regla 18 se aplica en toda su extensión y con la misma interpretación que en las restantes marcas, de modo que tan pronto como los yates se aproximan a ella y entran en la zona de las dos esloras, y hasta que la hayan pasado, se deben respetar todas las situaciones contenidas en ella. Que así sea.

    Si logré arrancar al menos una exclamación de ¡Ohhh! me sentiré satisfecho, si así no fuera, hágamelo saber y comenzaré a presentar recetas de cocina en esta misma columna.

¡Hasta la próxima!

Juan Carlos Soneyra
11 de Abril de 2003

Publique sus comentarios o preguntas en el Foro de Reglamento de Regatas.

Auspicia a Navigare:

 

Copyright © 2001- 2011 Navigare.com.ar
 Última actualización de esta página:   Domingo 18 de Diciembre de 2011 21:37hs.