Reglamento de Regatas

Haciendo la penalidad de dos giros

por Juan Carlos Soneyra

Comentarios sobre la forma correcta de aplicar y ejecutar la penalidad de la regla 44.

    La penalidad de la regla 44 del RRV era conocida como “720” pues esa era la denominación que tenía en la edición 2001/04 de las reglas de la ISAF. En rigor de verdad consistía en dos giros de 360º cada uno, hechos en la misma dirección, que por lógica consecuencia requerían que el yate terminara apuntando al mismo rumbo desde donde había iniciado la penalización.

    La edición 2001/2005 cambió ligeramente el texto circunscribiéndolo a dos viradas por avante y dos trasluchadas, con lo cual la maniobra se reduce en unos 135º, en el mejor de los casos.

    Pero vayamos al detalle de cuando ésta penalidad es aplicable.

    En primer lugar es necesario reafirmar que sólo se utiliza para purgar violaciones a las reglas de la Parte 2 – Cuando los Yates se Encuentran y no sirve para quedar limpio de violaciones a las reglas de otras Partes del RRV, a las reglas de la clase, a las Instrucciones de Regata o las reglas de medición y equipo. El yate en cuestión tiene que estar regateando para poder adherir a ésta penalidad (44.1). Alguien que no está regateando no puede asumir la penalidad después de haber infringido una regla de derecho de paso.

    La penalidad debe ser ejecutada tan pronto como sea posible después del incidente. Eso requiere abandonar la congestión en la que el yate está inmerso para buscar un espacio claro donde hacerla. La regla no tolera la regla la dilación en la maniobra, de manera que no hay tiempo para discutir o comentar con la tripulación o los otros de la conveniencia o no de realizarla. La ejecución de la penalidad no representa asumir la culpa y en todo caso es un reaseguro en caso de recibir un fallo condenatorio en la protesta. Quien toma voluntariamente una penalidad después de un accidente no puede ser protestado por ese incidente, pero puede protestar al otro.

    No se puede tomar una penalidad para salvar un incidente de la Parte 2 cuando se ha producido daño serio o se ha obtenido una ventaja considerable, allí la opción correcta es retirarse de la competencia.

    Tampoco se puede tomar una penalidad de dos giros cuando las IR dicen que las penalidades alternativas por infracción de las reglas de la Parte 2 son otro tipo de penalidad, como la de porcentaje o cualquier otra que establezcan.

    Cuando se acepta la penalidad alternativa por un incidente en torno a una marca del recorrido y también hubo contacto con la marca, la penalidad de dos giros es suficiente para purgar las dos violaciones y no es necesario tomar la penalidad extra de la regla 31.2 - Tocar una Marca – de acuerdo con la regla 44.4.

Haciendo la Pena Bien

1. Apártese de los demás yates tan pronto como sea posible después del incidente.

2. Lo más pronto posible decida tomar la penalización.

3. Haga prontamente los dos giros en la misma dirección, uno a continuación del otro, incluyendo alternativamente dos viradas por avante y dos trasluchadas.

4. Manténgase apartado de los demás yates mientras realiza toda la maniobra.

5. Si está sobre la línea de llegada asegúrese que todo el yate se encuentre del lado del recorrido antes de cruzar la línea.

6. Si la penalidad la debe hacer por un incidente en la partida, da lo mismo que la realice a uno u otro lado de la línea, siempre y cuando no califique como OCS, ZFP ó BFD.

7. Si así lo requieren las IR, reporte haber ejecutado una penalidad al llegar, en la lancha de la CR o por escrito en tierra antes del fin del período para presentar protestas.

No se puede protestar por incumplimiento de la Regla 44

    Vaya sorpresa! Esta no se la esperaba! Pero es la realidad, tómese la molestia de una simple lectura y verá que los dos primeros renglones de la regla 44.1 – Penalizarse – contienen dos veces el modo verbal potencial “puede”, lo cual da oportunidad o posibilidad de hacerlo, pero sin exigirlo expresamente como en las otras reglas, por ejemplo: Se mantendrá separado. (Imperativo)

    La posibilidad de aceptar la penalidad alternativa y ejecutarla recae en el participante y no en quien es testigo que sólo puede reclamar por algún derecho conculcado en el incidente y ocasionado por el otro yate.

    La regla 44 simplemente permite a un yate ejecutar una penalidad alternativa como una forma de limpiar los cargos por haber violado una regla de la Parte 2 pero no le exige cumplimiento, de modo que no es posible romper la regla 44, ni siquiera violarla. O se acepta y se hace o no se hace, en cuyo caso el yate es apto para ser descalificado si es que en la audiencia resulta infractor de una regla.

    Aquel que toma la acción inicial de la penalidad alternativa pero no la completa no estará haciendo uso de la facilidad que le otorga el reglamento a quien vulnera la norma y al no completarla en el momento y la forma establecida continuará llevando la carga de la pena.

Por donde empezamos: Virada por Avante o Trasluchada

    Me estoy metiendo en cuestiones tácticas pero el tema bien vale un párrafo.

    Muchas son las teorías al respecto, pero la mejor respuesta estará en aquella maniobra que lo aleje más rápidamente de quienes lo rodean para conseguir espacio claro, pero estaremos dando solución a otro problema y no al de la velocidad de ejecución.

    La parte más lenta de la maniobra parece ser la derivada que sigue a una virada por avante, de manera que como contrapartida nada mejor que empezar con una trasluchada poniendo énfasis en la velocidad de cazado de la escota de mayor para lograr una rápida virada por avante con algo de inercia para encarar la derivada siguiente.

    Si acaso empezara con una virada por avante va a tener que repetir dos veces la lenta derivada, lo cual es realmente lento.

    La única excepción sería cuando el incidente se produce en la empopada, en cuyo caso da lo mismo empezarlo para un lado o para el otro.

Resumen

    Hemos visto la forma rápida y legal de ejecutar la penalidad de dos giros.

    Comprendimos el alcance de la regla que nos brinda la posibilidad de rehabilitarnos.

    Quedo claro que cuando existe daño, en cualquiera de los involucrados o se obtuvo una ventaja significativa, la única opción es retirarse.

    Aprendimos que no se puede protestar ante quien no completó los giros de manera adecuada.

    Sabemos que una penalidad de dos giros lava tanto el incidente en torno a la marca como el toque de la misma.

    Faltaría saber si estamos dispuestos a dejar de ser “vigilantes” gritando “720” (término pasado de moda y obsoleto) en lugar del vocablo “Protesto”, cada vez que nos vemos involucrados en un incidente.

    Si así sucede, algo habré logrado.

    ¡Nos vemos en el agua!.

Juan Carlos Soneyra
(Noviembre de 2005)

Publique sus comentarios o preguntas en el Foro de Reglamento de Regatas.

Auspicia a Navigare:

 

Copyright © 2001- 2011 Navigare.com.ar
 Última actualización de esta página:   Domingo 18 de Diciembre de 2011 21:37hs.